¿Debo seguir usando mascarilla estando vacunado?

Los expertos en Salud Pública siguen insistiendo en que, una vez hayamos recibido la vacuna contra el coronavirus, debemos seguir llevando mascarilla, sobre todo en lugares cerrados.

Hay que tener en cuenta que, aunque la gran mayoría de las personas vacunadas estarán protegidas contra la covid-19, aún pueden transmitir el virus, aunque no muestren ningún síntoma, de ahí la necesidad de seguir usando mascarilla después de recibir la vacuna.

Además, como sabéis, no todas las vacunas presentan la misma inmunidad y la vacuna tarda algunos días en hacerse efectiva.

En este sentido, el uso de las mascarillas sigue siendo la medida de protección más eficaz frente al contagio por partículas de aerosol en el aire. No hay que olvidar que, en espacios cerrados, la probabilidad de contagio entre dos personas pasa de un 90%, si ninguna lleva mascarilla, a un 0,25% si ambos la utilizan. Seguir estando protegidos tiene, por lo tanto, la misma importancia que hace unos meses.

Las mascarillas EPI de PROVEIL eliminan el 95% de las partículas de aerosol en el aire que exhalamos y elimina el 95% de las partículas en el aire que respiramos.

Gracias a nuestros filtros de nanofibras y a la aplicación de viricida, consiguen neutralizar en dos horas el coronavirus en un 97% y bacterias en un 99,9%, mejorando la protección y seguridad tanto frente a virus como a bacterias.

A continuación, os vamos a dar 4 claves por las que el uso de la mascarilla sigue siendo totalmente importante incluso después de recibir la vacunación:

  1. Las vacunas no son 100% eficaces:

Los ensayos clínicos muestran que las vacunas previenen, aproximadamente, el 95% de las enfermedades causadas por el coronavirus en las vacunas con mayor grado de inmunidad.

La eficacia de las vacunas contra la covid puede verse afectada incluso por la forma en que se manipulan o que no se sigan al pie de la letra las guías de manejo de los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades)

  1. La protección de las vacunas no es inmediata:

Las vacunas no ofrecen protección en el mismo momento de la vacunación ya que nuestro sistema inmunológico tarda cerca de dos semanas en producir los anticuerpos.

Este tiempo puede ser superior ya que las vacunas, en este caso, por lo general requieren de dos dosis.

Esto quiere decir que, cumpliendo con los plazos establecidos, la protección no será completa hasta pasadas cinco o seis semanas después de la primera dosis.

  1. Las mascarillas ayudan a proteger al resto de personas no vacunadas:

Las personas que padecen algún tipo de enfermedad inmunitaria tienen mayor riesgo de sufrir síntomas graves en caso de contraer la enfermedad.

Además, hay que tener en cuenta que la vacunación es progresiva por lo que, aunque se hayan recibido las dosis indicadas, nuestro entorno puede no estar vacunado por lo que estamos ayudando a proteger también su salud.

  1. Las mascarillas protegen contra cualquier cepa del coronavirus:

Una de las máximas preocupaciones es la aparición de nuevas variantes del coronavirus.

Por este motivo, la utilización de las mascarillas, el distanciamiento físico y evitar tanto multitudes como espacios cerrados siguen siendo las medidas de protección más efectivas contra todas las cepas del virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lista de espera