¿Pueden los extensores para las mascarillas hacer que estas pierdan su eficacia?

El uso de mascarillas se ha convertido en una rutina más de nuestro día a día. Son necesarias prácticamente en todo momento y, muchos de nosotros, nos hemos acostumbrado a ellas de tal forma, que nos olvidamos de que aún la llevamos puesta cuando llegamos a casa.

Uno de los problemas más comunes de los usuarios, es el ajuste de las gomas. La tensión que éstas ejercen puede llegar a provocar una gran incomodidad en las orejas con el paso de las horas. Pero… ¿Es normal que aprieten las gomas?

Lo cierto es que es completamente normal. Es importante destacar que parte de la eficacia de una mascarilla, reside en su ajuste. Por eso, ésta tiene que quedar bien sellada a nuestro rostro, sin que queden huecos en los lados de la cara o en la parte superior de la nariz. Esto permite que el usuario se encuentre más protegido frente a los aerosoles que se encuentran en el exterior, aumentando por lo tanto su seguridad y protección.

Es por eso por lo que, cada vez más, los compradores están combinando sus mascarillas con el uso de extensores. Se trata de una pequeña pieza de plástico que se acopla en la parte de la nuca y a la que se enganchan las gomas de la mascarilla, aliviando la presión que éstas ejercen sobre las orejas.

Si quieres combinar el uso de tu mascarilla PROVEIL con un extensor, puedes hacerlo sin problemas. A continuación, te detallamos algunos tips que puedes seguir, a la hora de ponerte tu mascarilla, para conseguir el mejor ajuste con rostro:

  • Selecciona la talla que mejor se adapte a ti

En nuestra guía sobre como escoger tu talla podrás evaluar la medida de tu rostro para elegir el modelo PROVEIL que más te conviene (S o M).

  • Ajusta las gomas de tu mascarilla

Las gomas de las mascarillas PROVEIL están pensadas para ofrecer un mayor ajuste y seguridad. Al principio puedes notar que te quedan demasiado apretadas. No te preocupes, es completamente normal. Antes de ponerte tu mascarilla, estira suavemente las gomas sujetando con cuidado los puntos en los que están selladas al cuerpo de esta. Verás que ceden un poco y que ofrecen más holgura.

O si lo prefieres, también puedes sujetarlas a tu extensor en la medida que te sea más cómoda. Siempre asegúrate de que no queden huecos en los laterales de tu rostro.

  • Ajuste del clip nasal

Para adaptar la parte superior de la mascarilla, presiona suavemente sobre el clip nasal metálico contra tu nariz para que tome su forma. Si ves que no te sale a la primera, estíralo de nuevo y vuelve a intentarlo hasta lograr la forma que te sea más cómoda.

En PROVEIL estamos comprometidos con tu protección. Si tienes más dudas o quieres seguir informándote sobre el correcto uso de las mascarillas, síguenos a través de nuestras redes sociales o en https://proveil.es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lista de espera